La Depresión no es Sólo Tristeza

La depresión es una enfermedad, como la diabetes o la hipertensión, que puede ser grave y afectar profundamente a personas de todas las edades, profesiones y niveles sociales, hombres, mujeres y también niños. A menudo se oculta detrás de síntomas físicos y es pasada por alto o minimizada como un sentimiento de desánimo o tristeza. Además, se caracteriza por presentarse de forma recurrente a lo largo de la vida o de manera crónica.

Asimismo, puede manifestarse y afectar a las personas de diferentes maneras y en distintas magnitudes, desde la presencia de síntomas depresivos hasta un trastorno depresivo moderado y severo. Incluso,  puede agravarse en la medida que no se trata oportunamente, afectando la calidad de vida del enfermo más que cualquier otra enfermedad.

Los pacientes que sufren una depresión mayor grave pueden llegar a quitarse la vida o al intento de  suicidarse.

No obstante, una depresión no es un fracaso personal ni un destino ineludible, sino una enfermedad que normalmente se puede tratar con muy buenos resultados, gracias a que hay disponibilidad de medicamentos y terapias psicológicas o psicoterapia, así como métodos terapéuticos muy efectivos.

Un estudio de Prevalencia de Depresión en Atención Primaria (AP), realizado el 2005 en Valdivia (1), muestra que:

El 23,2 % de pacientes de AP presentaba síntomas depresivos; de ellos, el 10,8% correspondía a una depresión mayor.

El rango de edades donde esta enfermedad se presenta con mayor frecuencia es entre los 16 y 30 años (39%).


1 Estudio prevalencia depresión en Atención Primaria de la ciudad de Valdivia, junio-julio 2005, T. Baader, JL. Molina, C. Rojas, Ch. Mundt.

 

Depresión y Suicidalidad

Luego de los accidentes de tránsito, el suicidio en Chile representa la segunda causa de fallecimiento (por concepto de enfermedades y muertes prematuras)  que más impacto tiene sobre la economía local. Esto, porque  afecta principalmente a gente joven en edad productiva, dando cuenta de 320,3 AVP (Años de Vida Perdidos) por cada 100 mil habitantes, según datos de la OCDE.

Por concepto de enfermedades y muertes prematuras, Chile pierde alrededor de U$12.600 millones al año, de los cuales U$959 millones son por concepto de accidentes de tránsito; y U$943 millones, por suicidios.

Según un análisis de protocolos de autopsias del Servicio Médico Legal (SML) en Valdivia, entre 1996 y 2008, las tasas de suicidio revelan un progresivo aumento: 498 muertes por suicidio en dicho período, siendo más frecuente en población masculina (solteros o viudos), mujeres en edad temprana y hombres adultos jóvenes.

10-15% de pacientes con depresión grave recurrente mueren por suicidio.

20-60% de pacientes con depresión han intentado suicidarse.

40-70% de pacientes con depresión sufren de ideación suicida.

En el 90% de actos suicidas existe algún trastorno psiquiátrico, generalmente una depresión (40-70%).

El suicidio representa la segunda causa de muerte entre hombres jóvenes y la tercera entre mujeres jóvenes.

Las cifras son alarmantes. De allí la importancia de desarrollar iniciativas orientadas principalmente a la prevención.